lunes, 22 de abril de 2013

La liga de la leche

El sábado estuve en una reunión de La Liga de la Leche. Tras  un año de lactancia necesitaba contrastar dudas, ideas y mensajes contradictorios. 

 Me llevé la información que buscaba de la mano de dos monitoras  acreditadas, formadas y cálidas a más no poder pero también mucho más.




La Liga de La Leche es una organización internacional no gubernamental sin ánimo de lucro, que ofrece información y apoyo a las madres que desean amamantar a sus hijos.
  Fundada en 1956, en la actualidad atiende cada mes a más de 300.000 madres en 63 países. La Liga de la Leche es miembro del Consejo de Organizaciones No-Gubernamentales de UNICEF y mantiene relaciones de trabajo con la Organización Mundial de la Salud. Es, además, miembro fundador de la Alianza Mundial a favor de la Lactancia Materna (World Alliance for Breastfeeding Action, WABA)
 





 Algunas de las razones que lo hicieron especial:


Sentí que los niños y niñas eran mas que bienvenidos, esperados. Sus gateos, charlas e intercambios de juguetes se desarrollaban de una forma especial y como madre, lo observabas con la tranquilidad que da el saber que se entienden su esencia y necesidades.
El sol entraba por las ventanas y algunas mamás daban de mamar a sus bebés. Otros dormían y todo era compatible con la conversación.
Había muchas sillas y cochecitos al fondo de la sala, mientras que la parte en la que se desarrollaba el encuentro estaba ocupada por madres y padres que tenían a sus bebés en brazos, les daban de mamar o les abrazaban de vez en cuando,  si los pequeños ya gateaban o andaban por ahí.
La gente hablaba con el corazón en la mano, sin maquillar dudas ni inseguridades y escuchaban con empatía, mirándote a los ojos, alentando con la sonrisa.
El amor y la crianza se entremezclaban constantemente. También las emociones con la inteligencia.Y así, compartir resulta tremendamente fácil, gratificante y enriquecedor.
Pero sobre todo, por encima de todo se evidenciaba un gran R.E.S.P.E.T.O. a las personas, a las múltiples formas de criar a un hijo, a las diferencias, a los niños, a las emociones.

Y qué quereis que os diga,  esas cosas juntas no abundan precisamente.



4 comentarios:

Avencia dijo...

Me encantan los grupos de lactancia!!! Yo voy a uno mensual que me encanta!!! Muy parecido a lo que cuentas. Además veo a los bebés de las otras madres crecer y a ellas cambiar cómo mujeres y como madres! Es genial!! En el mío ni siquiera hay cochecitos en la sala, aunque todo el mundo viene en coche, así que sacar el trasto... Un abrazo!

Canela y Bach dijo...

Es verdad que sientes una transformación como mujer.
Es todo un proceso increible...
La verdad es que conocer a personas con las que compartir maneras parecidas de enfocar la maternidad es muy muy gratificante.
Besos!

Anónimo dijo...

Voy a animarme a ir a una reunión. Después de lo que cuentas, creo que me puede ayudar mucho. ¡Muchas gracias!
Tere

Canela y Bach dijo...

Me alegro muchisimo, seguro que te aportara cosas buenas. Besos